En el último día del Tour de Despedida, la Reina de Delta recibe una afectuosa despedida

Follow Delta News Hub on Twitter Follow Delta News Hub on Facebook Google+ Follow Delta News Hub on LinkedIn Email Delta News Hub

Si existe algún evento que fuera fiel al viejo eslogan de Delta “amamos volar y se nota”, ese es el último día del Tour de Despedida del 747 desde Atlanta a Minneapolis/St. Paul. De las 320 personas a bordo, todas tenían una historia que contar o algo que decir acerca de la icónica aeronave que lleva el apodo“La Ballena”.

Los pilotos recordaron la camaradería del pequeño grupo de aviadores del 747 y el espeluznante desafío del viejo aterrizaje en el aeropuerto Kai Tak de Hong Kong. Los asistentes de vuelo rememoraron haber transportado a las familias de refugiados de Vietnam y Tailandia y los largos y osados viajes a Asia. Los mecánicos recordaron a los primeros que transportó la aeronave. Otros recordaron lo bien que la resistente bestia soportó arduas condiciones climatológicas, incluyendo una desafortunada tormenta de granizo que produjo daños importantes a la aeronave aunque, afortunadamente, todos los pasajeros estuvieron a salvo.

Un vuelo y un despertar irlandés

El miércoles se vivió una jornada de alegría y celebración tanto en la puerta de embarque como a bordo, con los pasajeros intercambiando y contando sus historias en el intercomunicador, disfrutando de un brindis con champaña y contestando a preguntas de cultura general: “Sí, ciertamente hay 171 millas de cableado dentro de cada aeronave”.

747 Farewell“Mira a tu alrededor ahora”, indicó Joe Kannapell, un capitán recientemente retirado del 747, sentado junto a su hija en la fila 52. “Mira las sonrisas que esta aeronave genera en las personas, sabiendo que este es el último vuelo. Las personas no reaccionan ante ninguna aeronave como reaccionan con esta. Cuando me dirigía a la aeronave en Hawaii, todos los turistas japoneses me seguían. No querían otra fotografía más que esta”.

“Esta siempre ha sido una aeronave especial”, expresó Christine L'Allier, una asistente de vuelo basada en Detroit y voluntaria del Proyecto Airloom, que se dedicará a preservar el 747 en el Museo de la Aviación de Delta. “Nada es como esta aeronave, con su majestuosa y casi altanera punta que te mira con soberbia. Ni el Concorde tenía esa majestuosidad, y yo sé de estos temas”.   

Un legado duradero en MSP

Muchos pasajeros a bordo de este vuelo especial, representaron la vida de esta increíble aeronave que completa su ciclo. El Capitán Paul Gallaher, Inspector de vuelo de la línea líder, recordó haber recibido la entrega del primer 747-400 de Boeing en 1989, haciendo tomas y despegues en Fargo, N.D., y haciendo otros vuelos de entrenamiento antes de que el avión entrase en servicio.

Kristi Chapman, asistente de vuelo retirada basada en Detroit, vistió la camisa del uniforme de Northwest Orient que pertenecía a Robert Johnson, su difunto padre, contratado en 1963. Luego se puso su cárdigan rojo de Northwest, con el broche que su padre recibió.

747 1“Él voló el vuelo inaugural del 747, el día que Northwest lo recibió”, expresó Chapman, uno de los cinco miembros que sumaron 101 años combinados de servicio entre Northwest y Delta. “Estoy aquí en su honor. Quería cerrar el círculo”.

Dado el legado del 747 en Northwest, era una atracción popular para los empleados de MSP. Más de 1300 empleados esperaron pacientemente en línea al aire libre, por más de 15 minutos, para entrar al hangar, una multitud que dobla en cantidad cualquier otra parada del tour. Hacía 19 grados Fahrenheit, pero “para Minnesota no es tan frío”, expresó David Rossing, Técnico en Mantenimiento de Aviación en MSP, que hizo la cola, esperando más de hora para embarcar, y darle un vistazo.     

Una vuelta más

La Reina de los Cielos llegó a las Twin Cities (Ciudades Gemelas) con estilo, rodeando la ciudad a una baja altitud y realizando un simulacro de “aproximación frustrada” de baja altitud en MSP, antes de volver a tierra - ambos previamente autorizado por la Administración Federal de Aviación (FAA). Como el Piloto Capitán de la Línea Principal, Steve Hanlon, dijo a los pasajeros antes del vuelo. “No se asusten, es todo parte del show.

7473Tras un largo día de celebraciones en MSP, el tour de despedida finalizó con un vuelo silencioso de regreso a Atlanta, interrumpido por un aterrizaje perfectamente suave.

Una vez completadas sus conmemoraciones, la Reina realizará vuelos chárter durante unas pocas semanas para transportar a algunos afortunados equipos de fútbol americano. Luego, el 3 de enero, se retirará oficialmente volando al depósito de chatarra, con Hanlon en el asiento del capitán y Gallaher como primer oficial.

Para Gallanher, ese vuelo será importante por más de una razón: será su último vuelo antes de su retiro obligatorio de las fuerzas aéreas a los 65 años. Al referirse a las personas que se congregaron en MSP, y de alguna manera refiriéndose a él mismo remarcó, “esto me genera sentimientos encontrados”.  

 

Español (Spanish)