Follow Delta News Hub on Twitter Follow Delta News Hub on Facebook Google+ Follow Delta News Hub on LinkedIn Email Delta News Hub

Delta vuela más de 5.000 vuelos al día en todo el mundo. Y todos esos vuelos pueden tener un impacto en el medio ambiente. De hecho, el resultante por el uso de combustible de aviación representa más del 98 por ciento de la huella de carbono de Delta.

Es por eso que el equipo de sostenibilidad de Delta y el Consejo Ejecutivo de Liderazgo Ambiental continuamente explorar formas innovadoras para minimizar la huella de carbono de la aerolínea. Desde el peso que carga cada aeronave hasta la forma como los pilotos estacionan un avión, todos los aspectos de la operación de Delta se examinan para definir oportunidades de mejorar la sostenibilidad.

Christine Boucher fue nombrado recientemente como director general de Delta para Medio Ambiente y Sostenibilidad Global. Ella explicó que para Delta, "sostenibilidad significa alcanzar los objetivos de crecimiento y rentabilidad a través de prácticas que minimicen el impacto ambiental, y ser eficientes en el uso de combustible es una gran parte de eso. El uso de menor cantidad de combustible es un ganar-ganar para el negocio financiero y ambiental".

He aquí un vistazo a algunas de las cosas que Delta hace para ser una empresa más consciente en cuanto al carbono:

Contar con una flota más verde

La flota única de Delta es un componente importante en la forma como aerolínea ha reforzado su desempeño financiero, ayudando a asegurar que la empresa pueda ser rentable en tiempos buenos y malos. El consumo de combustible por milla-asiento disponible se ha reducido un 6 por ciento desde 2008.

Delta está llevando a cabo el difícil trabajo de eliminar algunos de los aviones menos eficientes en consumo de combustible de la aerolínea, como el Boeing 747 que será retirado en el 2017. En el proceso de cambio de flota, también se ha eliminado el 60 por ciento de las aeronaves de 50 plazas. La aerolínea continúa invirtiendo en aviones más eficientes en combustible como el Airbus A321.

Ahorrar combustible en tierra

De puerta a puerta, la gente Delta continúa innovando, ahorrando incrementalmente 11 millones de galones de combustible al año a través de la mejora de los procedimientos de llegada y salida, la reducción de peso a bordo y más.

Delta fomenta el uso de energía de tierra y electricidad para que los pilotos puedan apagar el motor auxiliar y limitar el consumo de combustible. Además, los asistentes de vuelo bajan los tonos de la cabina al aterrizar en estaciones cálidas con el fin de conservar la energía necesaria para enfriar el avión.

Antes del despegue, los equipos trabajan para calcular la cantidad óptima de combustible que necesita el avión para llegar a la puerta en el destino, eliminando el peso innecesario de combustible. Luego se alienta a los pilotos a utilizar un único motor para el acarreo, limitando el uso de combustible y utilizando energía reducida para el despegue cuando es posible.

Volar teniendo en mente la eficiencia de combustible

La estrategia de red de Delta hace un uso óptimo de las aeronaves, teniendo en cuenta la eficiencia de combustible y dando mayor utilización a aeronaves de bajo consumo de combustible.

Dispositivos de punta alar (winglets) y formatos aerodinámicos que reducen la fricción y mejoran la eficiencia de combustible en un 3 por ciento, pueden ser soportados por casi el 75 por ciento de la flota de Delta. Desde 2009, Delta ha equipado a más de 200 aviones con winglets, 98 por ciento de la flota elegible de Delta está ahora equipada con estos dispositivos.

La racionalización de las trayectorias de vuelo y los aviones más eficientes en combustible, incluyendo aquellos equipados con winglets, ayudan a mejorar la eficiencia. En el proceso de descenso, Delta trabaja en estrecha colaboración con la Organización del Tráfico Aéreo para poner en práctica descensos con perfil optimizado, lo que permite a los aviones descender sin estabilizarse.

Mitigar las emisiones de carbono

A pesar de estas reducciones, la naturaleza de la quema de combustible de aviación representa un impacto ambiental que es inevitable. Es por eso que Delta lideró la industria de la aviación de los EE.UU. con el lanzamiento en el 2007 de un programa de compensación de carbono, permitiendo a los pasajeros de Delta el poder realizar un seguimiento y compensar el impacto ambiental de su vuelo mediante la inversión en proyectos que producen beneficios medibles a la atmósfera, como la energía eólica. La aerolínea está emparejando las compensaciones de clientes y empleados hasta $25.000 dólares durante el mes de abril.

En 2013 y 2014 Delta alcanzó las metas de crecimiento neutro en carbono, lo que significa que a pesar de un aumento en cantidad de vuelos, la aerolínea mantiene los niveles de emisiones de 2012 a través de un proceso de eficiencia del combustible y cambios de flota, así como la compra de bonos de carbono.

Con importantes mejoras en la eficiencia del uso de combustible en la última década, Delta no se detiene. La aerolínea está innovando y explorando con tecnología y adiciones de flota para lograr una eficiencia del combustible superior en los próximos cinco años, a la vez que Delta mantiene una alta rentabilidad en el balance de capital invertido y el grado de inversión.

Español (Spanish)
Follow Delta News Hub on Twitter Follow Delta News Hub on Facebook Google+ Follow Delta News Hub on LinkedIn Email Delta News Hub