Los departamentos de operación y meteorología de Delta continúan vigilando de cerca a la tormenta tropical Gordon, que se espera se intensifique y convierta en un Huracán de Categoría 1 para cuando toque tierra a lo largo de toda la Costa del Golfo, este martes por la tarde.

Se espera que los fuertes vientos en los aeropuertos de Gulfport, Mississippi y Mobile, Alabama se sitúen fuera de los límites operacionales y, como consecuencia, Delta demore los vuelos nocturnos del martes en GPT y MOB hasta el miércoles por la mañana, luego de una evaluación de las instalaciones y la infraestructura del área.

Junto con las fuertes lluvias, la dirección anticipada del viento de Gordon aún se mantiene en relación con la configuración de la pista de esos aeropuertos. Como es el caso en todos los aeropuertos, las pistas se alinean con la dirección del viento prevaleciente ya que los aviones pueden despegar y aterrizar mejor con el viento de cara. Cuando la dirección del viento es perpendicular a la pista, se denomina viento cruzado y puede hacer que el aterrizaje sea difícil y potencialmente inseguro. Un ligero viento cruzado es aceptable y puede ser manejado de forma segura. Sin embargo, un fuerte viento cruzado producto de un huracán excede los límites permisibles.

En Nueva Orleans, Destin o Pensacola no se esperan interrupciones. Aún así, Delta continúa monitoreando la trayectoria de la tormenta.

A medida que Gordon continúe avanzando en tierra y regrese primero a categoría de tormenta tropical, y luego a depresión tropical, es posible que ocurran lluvias e inundaciones significativas.

Previo a la llegada de Gordon, Delta emitió una exención climática para proporcionar mayor flexibilidad a los clientes que vuelan hacia, desde o a través de varios aeropuertos a lo largo de la Costa del Golfo, incluyendo:

  • Baton Rouge, La. (BTR)
  • Destin, Fla. (VPS)
  • Gulfport, Miss. (GPT)
  • Lafayette, La. (LFT)
  • Mobile, Ala. (MOB)
  • Nueva Orleans (MSY)
  • Ciudad de Panamá, Fla. (ECP)
  • Pensacola, Fla. (PNS)
Share