Cuando las condiciones climáticas severas o los cierres de pista afectan los horarios de vuelo, tanto las aerolíneas como los aeropuertos tienen que trabajar junto con el Control de Tráfico Aéreo de la Administración Federal de Aviación para gestionar de forma segura el tráfico en los cielos y la congestión de las puertas en tierra. 

Piense en las vías aéreas como las autopistas del cielo. Con tantos vuelos entrando y saliendo en todas direcciones, el clima y otras circunstancias pueden demorar o impedir que los vuelos operen, lo que hace que el espacio aéreo se congestione a medida que los vuelos se desvían. De manera similar al flujo vehicular que se acumula en una autopista durante un cierre de carril en donde los automóviles se unen en menos carriles, lo mismo ocurre con los aviones arriba en los cielos. Sin embargo, a diferencia de los autos que pueden permanecer detenidos durante un atasco de tráfico, los aviones no pueden hacer lo mismo en el aire.

Cuando un aeropuerto se ve afectado por el clima, se reduce el número de vuelos que puede aterrizar y despegar en una hora determinada. Por ejemplo, durante las horas pico en el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta, 120 vuelos pueden llegar cada hora. La niebla densa, las tormentas eléctricas u otras inclemencias climáticas reducen esa tasa de llegada — cuando eso sucede, la FAA tiene que poner en marcha iniciativas para manejar el espacio aéreo.

Para ayudar a facilitar la congestión del tráfico y la distancia entre las aeronaves en el espacio aéreo para evitar tiempos de espera en vuelo, la FAA implementará varias iniciativas de gestión de tráfico como un Programa de Demora en Tierra (GDP por sus siglas en inglés) o Paralización en Tierra.

Cuando se emiten estos programas, el Equipo de Planificación Estratégica de Delta en Operaciones y el Centro de Atención al Cliente de la aerolínea, coordina con el grupo FAA y Control de Tráfico Aéreo para discutir las limitaciones de tiempo aeroportuarias. Una vez determinadas, el Equipo de Planificación Estratégica de Delta gestionará y priorizará los horarios de llegada tanto de los vuelos de la línea principal de Delta y de aerolíneas de vuelos de conexión y pasará esa información a los clientes.

Programas de Demora en Tierra

Los Programas de Demora en Tierra se implementan para controlar el volumen del tráfico aéreo hacia los aeropuertos donde el número de vuelos programados excede el número de vacantes de llegada disponibles durante un cierto período de tiempo. Se ponen en marcha para garantizar que la demanda de llegada en un aeropuerto se mantenga a un nivel manejable, y así evitar que las aeronaves se mantengan en espera por largos periodos de tiempo o se vean obligadas a desviarse a otros aeropuertos.

Las demoras en tierra se aplican típicamente cuando hay tormentas eléctricas, baja visibilidad o nubosidad baja. A través del Programa de Demora en Tierra, el Control de Tráfico Aéreo retrasará los vuelos que tengan destino a un aeropuerto ‘restringido’ y asignará a cada vuelo una hora de salida controlada — también conocida como wheels up time. No se permitirá que los vuelos que se hayan emitido una Hora de Salida Controlada salgan antes de su hora asignada. Estos horarios de salida se calculan de manera tal que miden el porcentaje en el que el tráfico llega al aeropuerto afectado; asegurando la demanda sea igual al ritmo aceptable de llegada.

Con la implementación del Programa de Demora en Tierra, el Equipo de Planificación Estratégica de Delta utilizará programas de software, ordenados por la FAA, para ver todos los horarios de salida controlados y formular estrategias para mitigar esos retrasos. Por ejemplo, si el vuelo 202 ya se encuentra retrasado por un problema mecánico y no puede salir a su hora de salida asignada, el Equipo de Planificación Estratégica alterará su tiempo de demora y asignará al vuelo 305 la hora de salida en su lugar en un intento de sacar el vuelo antes y reducir el retraso. Además, el Equipo de Planificación Estratégica intercambiará los horarios de salida controlados entre vuelos para minimizar el impacto operacional para el mayor número de clientes.

Es importante tener en cuenta que los Programas de Demora en Tierra afectan las llegadas a un aeropuerto con restricciones, no las salidas. Además, cada Programa de Demora en Tierra sólo afectará a ese aeropuerto en particular.

Paralizaciones en Tierra

Una Paralización en Tierra es un procedimiento que requiere que los aviones cumplan con criterios específicos para permanecer en tierra en el aeropuerto de origen. Las paralizaciones en tierra se consideran la forma más restrictiva de la gestión del tráfico porque retienen todos los aviones en sus aeropuertos de salida hasta que las condiciones en el aeropuerto de destino permitan su llegada.

Las paralizaciones en tierra se aplican cuando el Control de Tráfico Aéreo no puede acomodar con seguridad a aeronaves adicionales en el sistema. Por lo general, se utilizan en condiciones meteorológicas adversas, interrupciones en el suministro de equipos y otras perturbaciones importantes para evitar períodos prolongados de inmovilización en el aire o para evitar que los aeropuertos lleguen a un estancamiento.

Al igual que Programas de Demora en Tierra, las Paralizaciones en Tierra son específicas de cada aeropuerto y solo afectan a las llegadas a un aeropuerto específico, no a las salidas. Además, las paralizaciones en tierra generan solo una Hora de Salida Controlada y continúan hasta su ‘tiempo de actualización’, después del cual se amplía o cancela. Ocasionalmente, ocurre una transición entre una Paralización en Tierra a los Programas de Diemora en Tierra si la restricción continúa el tiempo suficiente.

La intención detrás de las Iniciativas de Gestión del Tráfico, como los Programas de Demora en Tierra y las Paralizaciones en Tierra es equilibrar la demanda con capacidad, tanto en los aeropuertos como en el espacio aéreo. Lo más importante es que estas iniciativas se implementan para proporcionar seguridad dentro del sistema de espacio aéreo nacional. Aunque estos retrasos pueden causar un impacto significativo en la operación de Delta, el Equipo de Planificación Estratégica colabora directamente con varios equipos parte de Operaciones y Centro de Atención al Cliente como el Rastreo de Tripulación, los Gerentes de Operaciones del Sistema de Flotas y el Enrutamiento de Aeronaves para garantizar una recuperación fluida dentro de un período de 24 horas.

Share