La temporada de huracanes de 2017 fue una de las más activas y con mayor impacto al presentar 17 tormentas con nombre, 10 de ellas huracanes que azotaron Texas, Florida y las islas del Caribe, afectando los vuelos a lo largo de toda el área y provocando el cierre de varios aeropuertos debido a daños ocasionados en infraestructura.

A pesar de las interrupciones operacionales, el equipo de Delta se unió para atender a los clientes, empleados y personas afectadas por las tormentas. La aerolínea emitió exenciones de viaje, tarifas limitadas, agregó vuelos adicionales y aviones más grandes agregando miles de asientos adicionales para ayudar a los clientes que intentaban evacuar, mientras transportaban cientos de miles de libras en suministros de socorro a bordo de una combinación de vuelos humanitarios y regulares después de la tormenta. El equipo de Delta también trabajó las veinticuatro horas para reanudar de manera segura el servicio aéreo programado en medio de condiciones desafiantes y con limitaciones de infraestructura.

Ya en 2018, la aerolínea aguantó tormentas en Hawaii, la costa del Golfo de EE. UU., Japón y la península de Corea, un claro recordatorio del pronóstico del Centro Nacional de Huracanes de que 2018 tendrá una temporada cercana o superior a la normal.

En el contexto de la temporada de tormentas del año pasado, Delta ha puesto la mira y sus esfuerzos de coordinación en este año. Los empleados del Centro de Operaciones y Clientes, Administración de Ingresos, Planificación de Redes, Gestión de Emergencias y otros dentro de la aerolínea, han desarrollado tácticas para diseñar la respuesta de Delta cuando los huracanes u otros desastres naturales afectan a las ciudades y regiones donde Delta presta servicios.

Límite de tarifas

"Como aerolínea, Delta se enfoca en conectar a nuestros clientes y estamos en una posición única para ayudar a aquellos en las comunidades a las que servimos cuando se avecina un mal tiempo", expresó Eric Phillips, Vicepresidente Sénior de Fijación de Precios y Gestión de Ingresos en Delta. "Eso incluye brindar a los clientes una forma rentable de salir del camino de la tormenta y regresar a casa una vez que sea seguro hacerlo".

Como resultado de las tormentas del año pasado, el equipo de Administración de Ingresos de Delta ha formalizado un proceso para limitar las tarifas de boletos hacia y desde las áreas impactadas para garantizar que aquellos que intentan evacuar tengan la oportunidad económica dee hacerlo. Cada tormenta se manejará de forma individual dada la naturaleza a menudo impredecible y usualmente cambiante de los fenómenos meteorológicos. Delta continuará implementando exenciones de viaje que permitan a los clientes realizar cambios en sus itinerarios antes de la llegada de la tormenta sin incurrir en recargos.

Mover metal para mover personas

Si bien depende de la disponibilidad de la aeronave y la tripulación, los líderes operacionales de Delta cuentan con un plan sólido para vuelos adicionales añadiendo capacidad de asiento y carga para ayudar en los esfuerzos de evacuación donde sea necesario, un plan que se repitió varias veces durante la temporada de huracanes del año pasado y ante la llegada del huracán Lane a finales de agosto con un vuelo extra desde Honolulu a Los Ángeles. Delta incluso voló varios vuelos en Boeing 747 antes del retiro de sus vuelos desde Orlando durante los impactos de huracanes en Florida el año pasado. Los gerentes de estación y los directores de campo de los Servicios Comunes de Aeronáutica (ACS por sus siglas en inglés) junto con el Departamento de Gestión de Ingresos y el Centro de Control de Operaciones trabajan juntos para determinar dónde existe una necesidad dentro de las áreas impactadas y qué cantidad de transporte adicional se necesita. Como fue el caso el año pasado, Delta también operó varios vuelos humanitarios, a veces a pedido de funcionarios gubernamentales, para transportar a la Agencia Federal de Manejo de Emergencias, la Cruz Roja y otros trabajadores humanitarios para ayudar a las comunidades a recuperarse en los días y semanas posteriores a la tormenta.

"Delta tiene un largo historial de apoyo a las comunidades a las que prestamos servicio impulsando la fortaleza y conectividad de nuestra operación y la dedicación de nuestros empleados para ayudar donde podemos", comentó Dave Holtz, Vicepresidente Sénior de Operaciones y Clientes en Delta. "Nuestros empleados se unen una y otra vez en momentos como estos para cuidar de nuestros clientes, las comunidades y entre ellos cuando ocurren desastres naturales".

Delta Cargo apoya los esfuerzos humanitarios

El verdadero espíritu de Delta brilló durante la temporada de huracanes del año pasado con los empleados que donaron 200,000 libras en suministros, que la aerolínea envió sin costo alguno. Esto se sumó a las 600,000 libras de suministros de ayuda que incluyen agua embotellada y sistemas de filtración de agua, fórmula para bebés, suministros para bebés, alimentos enlatados, artículos de cuidado personal, baterías, combustible, ventiladores, generadores y más que Delta transportó después de los huracanes del verano y otoño.

Tomando lecciones aprendidas del año pasado, Delta Cargo creó un grupo de trabajo y formalizó su Programa de Envío de Ayuda para Empleados que desarrolló en medio de las consecuencias del huracán María. Bajo este plan, Delta Cargo desarrolló un portal web que se publicará en DeltaCargo.com durante la temporada huracanes que impactarán significativamente a las estaciones Delta. El programa de beneficios permite a los empleados enviar hasta 300 libras de suministros de socorro humanitario a familiares, colegas de Delta u organizaciones de ayuda que trabajen en las áreas afectadas. Delta suprimirá los cargos de envío base y cargos por revisión. Se aplicarán impuestos, recargos y otras tarifas. A través de Delta Cargo, los clientes o miembros de la comunidad interesados ​​en el envío de suministros, utilizarán un formulario similar para conectarse con un agente de carga u otro remitente conocido.

"Nuestros empleados nos mostraron su abrumadora generosidad y disposición para ayudar a sus colegas, familias y amigos afectados por los huracanes, y esa es la razón por la que trabajamos para formalizar y simplificar el proceso de envío de ayuda humanitaria tras eventos de gran importancia", comentó Shawn Cole, Vicepresidente de Delta Cargo.

Peach Corps para ayudar

En los últimos dos años, Delta continúa mejorando su sistema de Peach Corps, una red de cientos de empleados voluntarios con diferentes niveles de experiencia en servicio al cliente, a quienes se les pide que presten ayuda en momentos en que la operación lo necesita. Ya sea durante un evento meteorológico de envergadura o el cambio de terminal en LAX, por ejemplo, los Peach Corps constituyen un componente clave del plan de operación irregular más amplio de la aerolínea y se puede activar rápidamente para ayudar a los clientes en actos de bienvenida, encontrar el camino, control, comodidad del cliente y otras funciones de recuperación de servicios.

Apoyo continuo

Por supuesto, Delta continúa comprometida con su apoyo a grandes esfuerzos de socorro. Delta Air Lines y la Fundación Delta Air Lines contribuyeron con más de 1,75 millones de dólares a los afiliados de la Cruz Roja Americana y la Cruz Roja a raíz de los huracanes Harvey, Irma y María. Esto en adición a la donación anual de 1 millón de dólares al Programa Anual de Ayuda para Desastres, para prepararse para la recuperación ante desastres, antes de que ocurra un evento.

Share