• El Business Resource Group, ABLE, de Delta apoyará con USD $10 mil
  • La donación facilita la renovación de la terraza multifuncional

Algunos empleados de Delta y miembros del Business Resource Group para personas con discapacidades (ABLE, por sus siglas en inglés) visitaron el Centro Ann Sullivan Perú (CASP) en Lima, Perú, la semana pasada para presentar una contribución de USD $10.000 de parte de Delta Air Lines a la organización para un importante proyecto de renovación.

Delta- ABLE
Los representantes de ABLE, además de Delia Ortega, Gerente de Ventas Comerciales de Delta en Lima, y Santiago Elijovich, Gerente General para Sudamérica en Delta, viajaron al lugar para entregar el cheque a la directora y fundadora de CASP, la Dra. Liliana Mayo.

"Hemos estado trabajando tras bastidores con Delia Ortega y la Dra. Liliana Mayo sobre las formas en las que Delta puede servir mejor al Centro Ann Sullivan y a la comunidad de personas con discapacidades", comentó Jeffrey Nakashima, Supervisor: Asesor de Marca y Experiencia del Cliente (SLC) y presidente de ABLE, el grupo de empleados de Delta que representa los intereses de la comunidad de personas con discapacidades.

CASP presentó la nueva terraza multifuncional patrocinada por Delta que se utilizará como espacio de aula para la comunidad del centro.

"Este es un proyecto en el que ABLE ha estado trabajando desde el año pasado como parte del apoyo filantrópico de Delta y su compromiso con los esfuerzos a nivel mundial en materia de diversidad e inclusión", agregó Nakashima.

Delta ha trabajado con el Centro Ann Sullivan Perú en el pasado para crear una experiencia de vuelo simulada para mostrarle a los estudiantes con discapacidades a lo que es volar. Se está planificando otra simulación para fines de este año con el objetivo de ser más inclusivos con las personas con discapacidades.

"La diversidad y la inclusión son pilares clave de la cultura de Delta", dijo Delia Ortega. “Nuestro trabajo con el Centro Ann Sullivan Perú es un ejemplo del compromiso de la aerolínea con las comunidades donde vivimos y prestamos nuestros servicios. Esperamos seguir invirtiendo en iniciativas que tengan un impacto positivo en Perú”.

El Centro Ann Sullivan Perú fue creado en 1979 con la finalidad de brindar programas de educación, capacitación e investigación a las personas, desde bebés hasta adultos, con discapacidades como autismo, síndrome de down, parálisis cerebral o retraso en el desarrollo, así como para servir a sus familias.

El año pasado, Delta fue nombrado el "Mejor Lugar para Trabajar a favor de la Inclusión de Personas con Discapacidad" por tercer año consecutivo, y recibió una puntuación máxima del 100 por ciento en el  Índice de Igualdad de Discapacidades (DEI) de 2018. El DEI, una iniciativa conjunta de la Asociación Americana de Personas con Discapacidades y la Red de Liderazgo Empresarial de los Estados Unidos, permite a las corporaciones realizar autoinformes (y recibir calificaciones) de sus políticas y prácticas de inclusión de personas con discapacidades.

Delta se compromete a ser un socio fuerte y a retribuir a las comunidades en las que viven, trabajan y prestan servicios sus empleados, contribuyendo cada año con el 1 por ciento de sus ingresos netos a organizaciones de beneficencia. En 2018, las contribuciones caritativas de Delta ascendieron a más de USD $50 millones.

 

Share