Delta Air Lines, el Aeroporti di Roma y el Aeropuerto Internacional Hartsfield-Jackson de Atlanta se han unido a un programa de pruebas transatlánticas para COVID-19, el primero en su clase, que permitirá la entrada a Italia sin necesidad de cuarentenas, de conformidad con un decreto que se espera que el gobierno de Italia emita pronto.

"Los protocolos de prueba para COVID-19 cuidadosamente diseñados son el mejor camino para reanudar los viajes internacionales de forma segura

Steve Sear, Delta International President.jpg

y sin cuarentena hasta que las vacunas estén ampliamente establecidas", dijo Steve Sear, Presidente de Delta - Internacional y Vicepresidente Ejecutivo de Ventas Globales. "La seguridad es nuestra prioridad, es el eje medular de este esfuerzo pionero de pruebas y es la base de nuestros estándares de limpieza e higiene para ayudar a los clientes a sentirse seguros cuando vuelan con Delta".

Delta ha contratado a asesores expertos de Mayo Clinic, líder mundial en cuidados de salud serios y complejos, para revisar y evaluar los protocolos de pruebas a clientes, necesarios para que Delta ejecute un programa de vuelo probado para COVID-19.

"Basándonos en el modelado que hemos realizado, cuando los protocolos de prueba se combinan con múltiples niveles de protección, incluyendo los requisitos de uso de mascarilla facial, el distanciamiento social y la limpieza ambiental, podemos predecir que el riesgo de infección por COVID-19, en un vuelo al 60 por ciento de su capacidad, debería ser casi uno en un millón", dijo Henry Ting, M.D., M.B.A., Director Ejecutivo de Valor de Mayo Clinic.

Delta también ha trabajado en estrecha colaboración con el Departamento de Salud Pública de Georgia para desarrollar un plan con el fin de que los gobiernos reabran importantes mercados de viajes internacionales.

"El estado de Georgia y el gobierno italiano han demostrado liderazgo en las pruebas de protocolos y prácticas que pueden reabrir con seguridad los viajes internacionales sin requisitos de cuarentena", agregó Sear.

A partir del 19 de diciembre, la prueba dedicada de Delta pondrá a prueba a los clientes y a la tripulación en los vuelos recién relanzados desde el Aeropuerto Internacional de Atlanta Hartsfield-Jackson al Aeropuerto Internacional de Roma-Fiumicino. Las pruebas eximirán la cuarentena a la llegada a Italia a todos los ciudadanos estadounidenses autorizados a viajar a este país por motivos esenciales, como el trabajo, la salud y la educación, así como a todos los ciudadanos de la Unión Europea e Italia.

Para viajar en los vuelos de Delta probados para COVID-19 entre Atlanta y Roma, los clientes tendrán que dar negativo en las siguientes pruebas de COVID-19:

  • Una prueba de Reacción en Cadena de la Polimerasa (PCR) para COVID-19 tomada hasta 72 horas antes de la salida;
  • Una prueba rápida administrada en el aeropuerto de Atlanta antes de abordar;
  • Una prueba rápida al llegar a Roma-Fiumicino;
  • Una prueba rápida en Roma-Fiumicino antes de la salida a los Estados Unidos;

También se les pedirá a los clientes que proporcionen información al entrar a los EE. UU. para apoyar los protocolos de rastreo de contactos del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés*).

El Aeropuerto de Roma a principios de este año implementó una exitosa prueba de vuelo para COVID-19 dentro de Italia con el socio italiano de Delta, Alitalia. Este es el único aeropuerto del mundo que ha obtenido la máxima calificación de cinco estrellas de Skytrax en sus protocolos de salud anti-COVID-19. El Aeropuerto de Roma-Fiumicino atiende a más de 40 millones de pasajeros al año y ha sido clasificado como el Mejor Aeropuerto – Centro de Operaciones de Europa por tercer año consecutivo por el Consejo Internacional de Aeropuertos.

Acerca del Delta CareStandard

La salud y la seguridad de nuestros clientes y nuestros empleados sigue siendo la prioridad de Delta. Los clientes a bordo de los vuelos probados para COVID-19 de Delta se beneficiarán además de las más de 100 medidas de seguridad y limpieza que la aerolínea ha implementado en toda su operación, basadas en los conocimientos de los expertos de las colaboraciones con Mayo Clinic, Purell, la Universidad de Emory y Lysol. Como parte del Delta CareStandard, la aerolínea está bloqueando los asientos centrales hasta el 30 de marzo de 2021, asegurando el cumplimiento riguroso del uso de mascarillas faciales, la limpieza con rociadores electrostáticos de las cabinas antes de todos los vuelos y más.

Investigaciones recientes muestran lo bien que funcionan estas medidas. En uno de los estudios más completos hasta la fecha, los científicos de Harvard concluyeron el mes pasado que los múltiples niveles de protección utilizados durante los viajes aéreos, como la circulación frecuente del aire y el uso obligatorio de mascarillas faciales, hacen que estar en un avión sea tan seguro o más seguro que otras actividades rutinarias como ir al supermercado o comer fuera.

*Nota del editor.

Related Topics:
Share