Un fiscal de distrito de Queens, N.Y. acusó al cliente de Delta Robin A. Rhodes de asalto, encarcelamiento ilegal, amenazas y acoso como crímenes de odio en relación con un ataque contra un contratista de Delta en el JFK Delta Sky Club el miércoles.

Después de una investigación realizada por la Autoridad Portuaria de Nueva York y el Departamento de Policía de Nueva Jersey, la D.A. emitió un comunicado de prensa el jueves en el que declaraba que Rhodes se había vuelto violento contra un empleado de ISS que trabajaba en el Sky Club.

"Lo que sucedió en este incidente es totalmente inaceptable y Delta ha hecho su postura clara sobre este tipo de eventos", dijo Delta en un comunicado. "Las personas que son violentas o exhiben conductas intimidatorias no son bienvenidas".

Share