Delta está reduciendo temporalmente el número de vuelos semanales que opera entre los EE. UU. y China debido a una demanda significativamente reducida de los clientes. La reducción en demanda es motivada por preocupaciones de salud a nivel global relacionadas con el coronavirus.

Para mantener opciones para los clientes, la aerolínea continuará operando desde todas las puertas de enlace actuales entre Estados Unidos y China. Hoy en día, Delta opera 42 vuelos semanales entre los EE.UU. y China, incluyendo el servicio diario que conecta Beijing y Detroit y Seattle, y Shanghái y Atlanta, Detroit, Los Ángeles y Seattle. La aerolínea reducirá este horario a aproximadamente 21 vuelos semanales, ofreciendo de tres a cuatro vuelos semanales en las mismas rutas.

El horario reducido se reflejará en delta.com a partir del 1 de febrero y entrará en vigor del 6 al 30 de abril. Delta continuará monitoreando la situación y puede hacer ajustes adicionales a medida que la situación siga evolucionando.

A partir del 1 de febrero, el equipo de Delta se pondrá en contacto proactivamente para atender a los clientes cuyos itinerarios se vean afectados y los acomodará en vuelos alternativos.

Además, Delta continúa ofreciendo una exención de tarifa de cambio para los clientes que deseen ajustar sus planes de viaje para vuelos entre EE.UU. y China. Delta permanece en contacto con el CDC y está siguiendo su guía.

Share