Delta ha firmado una carta de compromiso en pos de trabajar con la iniciativa Science Based Target (SBTi) para establecer un objetivo de mejora de la intensidad de las emisiones basado en la ciencia utilizando los criterios y la guía publicados recientemente por la organización para el sector de la aviación.

Delta Air Lines se ha comprometido a establecer un nuevo objetivo de emisiones para sus operaciones aéreas globales en línea con la ciencia climática que sustenta el Acuerdo de París. Este compromiso complementa el conjunto de acciones climáticas de Delta que ya es líder en la industria, que incluye limitar voluntariamente sus emisiones a los niveles de 2012, comprometerse con la neutralidad de carbono a partir de marzo de 2020 y aspirar a reemplazar el 10 por ciento de su combustible para aviones convencional con combustible de aviación sostenible (SAF) para finales de 2030.

"Los grandes desafíos requieren grandes soluciones", manifestó Ed Bastian, CEO de Delta. "El cambio climático es uno de los desafíos más críticos que enfrenta nuestro mundo en la actualidad, y seguimos comprometidos con impulsar el cambio en todo el ecosistema de la aviación mediante el establecimiento de objetivos ambiciosos adaptados a los desafíos únicos de nuestra industria".

Específicamente, Delta ha firmado una carta de compromiso para trabajar con la iniciativa Science Based Target (SBTi) para establecer un objetivo de mejora de la intensidad de emisiones basado en la ciencia utilizando los criterios y la guía recientemente publicados por la organización para el sector de la aviación.

SBTi es una asociación global de primer nivel entre organizaciones no gubernamentales líderes que ayudan a la comunidad empresarial a alinear sus objetivos climáticos a mediano y largo plazo con la ciencia que rige el Acuerdo de París. La compañía planea trabajar con SBTi para desarrollar un objetivo de intensidad de emisiones aprobado consistente con la guía específica del sector que limita el calentamiento global a muy por debajo de 2 grados Celsius.

Un componente clave para establecer y lograr este objetivo es acelerar el trabajo que ya está en marcha con la renovación de la flota, la eficiencia operativa y el aumento (de la producción y el uso*) del SAF, con este tipo de combustible en particular que requiere un fuerte apoyo político y la inversión del gobierno (estadounidense*).

En 2020, la eficiencia de combustible de Delta mejoró 5,7 por ciento por milla de asiento desde 2019, ahorrando 117 millones de galones (442 mil metros cúbicos) de combustible debido a los retiros de la flota, la reducción de la carga de pasajeros y otros factores. Este año, Delta ha pedido 55 aviones Airbus A321neo progresivamente, que se espera que logren un 12 por ciento más de eficiencia de combustible por asiento que el avión A321ceo. La aerolínea alquila siete Airbus A350-900 usados, que queman un 21 por ciento menos de combustible por asiento que los 777 que reemplazan.

Además, este año la compañía ha comprado más de 300 000 galones (1 135 metros cúbicos) de SAF, colaborando con sus socios corporativos para ayudar a hacer crecer el mercado SAF subdesarrollado. A partir de 2025, Delta espera recibir aproximadamente 70 millones de galones (264 mil metros cúbicos) de SAF anualmente en virtud de contratos de offtake (un acuerdo de compra mínima garantizada, es decir, un acuerdo entre un vendedor y un comprador para comprar o vender la totalidad o parte de los artículos aún no producidos*) con dos proveedores. La compañía también anunció recientemente un memorando de entendimiento con Chevron y Google para evaluar los beneficios ambientales y la integridad de SAF al tiempo que aumenta la transparencia (de estas operaciones*).

“Al asociarnos con los líderes de opinión y los expertos en SBTi, nos aseguramos de que los objetivos que establecemos a corto plazo estén arraigados en la ciencia necesaria para ayudar a limitar el aumento de las temperaturas globales a largo plazo”, comentó Amelia DeLuca, directora general de Sostenibilidad de Delta. "También estamos teniendo conversaciones constructivas con los legisladores en Washington, ya que la industria no puede reducir significativamente sus emisiones en ausencia de un fuerte liderazgo climático federal".

ACERCA DE DELTA

Delta se comprometió a ser la primera aerolínea neutra en carbono a nivel mundial, a partir de marzo de 2020. Tiene un compromiso de larga data con los viajes aéreos sostenibles y, a través de su informe inaugural de ESG, destaca su intención de ser un catalizador para el cambio global y su papel en la creciente empatía, respeto y cuidado del planeta y las personas que lo habitan. Delta fue la aerolínea número uno nombrada entre las empresas más sostenibles de Estados Unidos por Barron’s en 2020. Fue la única aerolínea estadounidense incluida en el Anuario de Sostenibilidad Global de 2021 de S&P. Ha recibido el premio Vision for America de Keep America Beautiful y el premio Superhero Corporate de la Fundación Capitán Planeta.

Delta también se ha ganado un lugar en el índice FTSE4Good durante seis años consecutivos y en el índice Dow Jones de Sostenibilidad en Norteamérica durante diez años consecutivos. Para obtener más información, visite Delta.com/sustainability.

DECLARACIONES PROSPECTIVAS

Las declaraciones hechas en este comunicado que no son hechos históricos, incluidas las declaraciones sobre nuestras estimaciones, expectativas, creencias, intenciones, proyecciones, metas, aspiraciones, compromisos o estrategias para el futuro, deben considerarse "declaraciones prospectivas" según la Ley de Valores de 1933, de acuerdo a la enmienda, la Ley de Bolsa de Valores de 1934, de acuerdo a la enmienda, y la Ley de Reforma de Litigios de Valores Privados de 1995. Tales declaraciones no son garantías ni resultados prometidos y no deben interpretarse como tales. Todas las declaraciones prospectivas implican una serie de riesgos e incertidumbres que podrían hacer que los resultados reales difieran materialmente de las estimaciones, expectativas, creencias, intenciones, proyecciones, metas, aspiraciones, compromisos y estrategias reflejados o sugeridos por las declaraciones prospectivas. Estos riesgos e incertidumbres incluyen, entre otros, los descritos en nuestras presentaciones ante la Comisión de Bolsa y Valores (SEC), incluido nuestro Informe anual en el Formulario 10-K para el año fiscal que finalizó el 31 de diciembre de 2020 y nuestro informe trimestral en el Formulario 10-Q para el período trimestral que finalizó el 30 de junio de 2021. Se debe tener cuidado de no depositar una confianza indebida en nuestras declaraciones prospectivas, que representan nuestros puntos de vista solo a la fecha de este comunicado, y que no asumimos ninguna obligación para actualizar excepto en la medida requerida por la ley.

Related Topics:
Share