Delta indicó que continuará sirviendo a sus clientes viajando entre los EE. UU. y Cuba siguiendo cualquier cambio en la política norteamericana anunciada por el Presidente Trump el viernes.

El presidente firmó una directiva que retracta algunas partes de la apertura hacia el país comunista iniciadas por Obama en el 2014.  El enfoque revisado requiere una aplicación más estricta de una prohibición de larga data a los estadounidenses que viajan a Cuba como turistas.

En la declaración de la aerolínea se indica que, “Delta Air Lines seguirá cualquier cambio en las regulaciones anunciadas por la Administración del Presidente Trump con respecto a viajes a Cuba, y dentro de esos parámetros, continuará proveyendo servicio diario sin escala entre Nueva York-JFK, Atlanta y Miami y La Habana. 

Share