A partir de esta semana y hasta noviembre de 2019, una de las cuatro pistas de aterrizaje que normalmente se utilizan en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy de Nueva York se estará clausurando por motivos de reconstrucción, para garantizar su seguridad y viabilidad a largo plazo.

La pista 13L-31R, que maneja aproximadamente un tercio de las llegadas a JFK, se cerrará por labores de repavimentación que la ampliarán en un 33 por ciento. La pista será repavimentada con concreto sólido que es más resistente que el asfalto existente, cuadruplicando la vida útil de la misma. El proyecto también permitirá la instalación de nuevas luces, señales, cables y ayudas de navegación. Además, la creación de nuevas calles de rodaje de alta velocidad permitirá que los aviones salgan de la pista más rápidamente, aumentando la capacidad del período pico.

Delta opera más de 200 salidas en días pico a más de 80 destinos en todo el mundo desde su centro de operaciones en JFK. La aerolínea trabajará en estrecha colaboración con la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey y la Administración Federal de Aviación para gestionar el tráfico de aeronaves y maximizar la eficiencia mientras la Pista 13L esté cerrada.

Para más información, lea el comunicado de prensa de la Autoridad Portuaria.

 
Share