El 21 de enero de 2008, Mallory Weggemann, de 18 años, quedó paralizada de cintura para abajo tras un procedimiento médico rutinario, su tercera y última inyección epidural por un dolor de espalda causado por una neuralgia posterapéutica. Los trece años siguientes le depararon retos, frustraciones, éxitos y triunfos, se convirtió en medallista paralímpica de oro y bronce, campeona mundial de natación en 15 ocasiones y autora. 

"Después de mi lesión, sólo quería volver al 20 de enero de 2008, el día antes de quedar paralizada", dice Weggemann. "No se puede volver atrás en el tiempo. No es la dirección que debemos tomar. Aunque quedar paralizada fue traumático y hubo mucho dolor y pérdida que vinieron con eso, he crecido en la persona que soy gracias a esa experiencia".

Weggemann se unió el lunes, 22 de marzo, a Ed Bastian, CEO de Delta, en una reunión virtual con los empleados, en la que hablaron de lo que significa ser resistente y superar los retos. El año pasado fue difícil para la aerolínea, su gente y las comunidades de todo el mundo, pero Weggemann compartió un mensaje que aprendió de sus experiencias: "No es el momento, no son las circunstancias, es lo que elegimos ser y cómo respondemos lo que en última instancia define quiénes somos y de qué somos capaces".

Tras quedar paralizada, Weggemann conoció los Juegos Paralímpicos cuando su hermana la llevó a las pruebas paralímpicas de la Universidad de Minnesota. Desde ese día, Weggemann se propuso competir. 

Tuvo triunfos, como batir récords mundiales y ganar el oro paralímpico, se enfrentó a dificultades, como una lesión en el brazo que estuvo a punto de poner fin a su carrera y no conseguir una medalla en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro de 2016.

"Lo que aprendí al no subir al podio en Río no fue un fracaso ni mucho menos", dijo Weggemann. "Ponerme ahí y ver lo que podía hacer, nunca podré enfadarme por eso, no creo que ninguno de nosotros pueda. Todos nos quedamos cortos, es inevitable. Si no nos quedamos cortos, no estamos fijando objetivos lo suficientemente buenos".

A través de los retos y los éxitos, Weggemann dijo que tiene dos tipos de mentalidad: una mentalidad de "yo lo hago" que ha tenido desde la infancia y una mentalidad de "nosotros lo hacemos" que desarrolló al principio de su parálisis. Ambas son importantes: hay que tener independencia, pero también hay que saber cuándo pedir ayuda. 

Bastian está de acuerdo y dice que cuando la empresa se enfrentó a los momentos más difíciles de su historia el año pasado, se apoyó en su equipo para sacar adelante el negocio. 

"No soy yo, somos nosotros. Siempre pienso en los 75 000 (empleados de Delta*), en la fuerza colectiva de nuestra organización y nuestro equipo que me impulsa a hacer lo que tengo que hacer", dijo Bastian. "La parte del 'Nosotros' es muy importante. Cuando nos damos cuenta de que no se trata de nosotros, sino de cada uno de nosotros, es cuando se produce la magia".

Vea el vídeo completo de la reunión virtual aquí.

*Nota del editor.