En el 2004, Ed Bastian se enfrentó a una decisión difícil. Como contralor corporativo de Delta, se encontró en una encrucijada entre su dedicación a la aerolínea y su desacuerdo con la dirección estratégica de la empresa en un momento en que la industria aérea estaba luchando por su propia supervivencia.

Él describe esto como la decisión más esencial en su carrera.

"Los empleados habían renunciado a tanto para mantener la empresa en marcha", dijo. "Le habían dado enormes concesiones. Y la empresa las estaba derrochando".

Con la sensación de que sus protestas estaban siendo ignoradas, Bastian se dio cuenta de que no podía permanecer al margen mientras Delta se movía en la dirección equivocada. "No podía ser parte de ello", dijo. "Fue muy difícil de hacer, pero tenía que seguir mi corazón, entonces partí".

Había estado en el Delta durante seis años y considerada a la empresa como su casa y a su gente como su familia. "Fue la decisión profesional más dura de he tomado", dijo.

Con lo difícil que fue, resultó ser un pequeño desvío en el camino de Bastian en Delta.

Seis meses más tarde, sonó su teléfono. Era Jerry Grinstein, que acababa de ser elegido como el nuevo CEO de Delta. Grinstein estaba llevando a la compañía en una nueva dirección, estaba comprometido con la restauración de la cultura única de Delta y quería a Bastian para ayudar a liderar al equipo que llevaría a la aerolínea de vuelta a su rumbo.

"Mi corazón quería volver", dijo Bastian, y él accedió a regresar, con una reducción salarial significativa.

"Creo que algunas personas pensaron que estaba loco por dejar un buen trabajo con un buen sueldo para volver a Delta, que estaba luchando", dijo. "Pero en mi corazón, yo sabía que era lo correcto".

Hoy, después de años de servicio a Delta durante algunos de sus momentos más difíciles, Bastian se hace cargo como el nuevo CEO de Delta. Es la primera vez en décadas, señala, que la aerolínea ha tenido una transición tan armoniosa en el puesto más alto de la compañía.

"Decidimos hace algún tiempo que una sucesión armoniosa sería muy importante", dijo, y el cambio ejecutivo ha estado en etapas de planificación durante más de un año antes de que se anunciara en febrero. Junto con Bastian, el Consejo de Administración de Delta nombró a Glen Hauenstein como nuevo presidente y a Gil West como vicepresidente sénior ejecutivo y director de Operaciones de Delta.

Aunque el nuevo puesto es el más alto de la aerolínea, Bastian ha sido durante mucho tiempo una figura clave para ayudar a la línea aérea a navegar. Su regreso a Delta en 2004 fue el comienzo de un viaje que lo llevó a la vanguardia de un equipo que ha diseñado una de las recuperaciones más notables en las empresas estadounidenses. Inicialmente junto a Grinstein y luego junto a Richard Anderson (nombrado CEO en 2007), Bastian ayudó a crear un nuevo modelo de negocio para Delta que ha llevado a la rentabilidad y estabilidad sostenida de la aerolínea, a recompensas financieras para sus empleados y a la mejor operación y servicio al cliente de la industria.

"Tienes que ser intrépido”

Missing media item.

Bastian, de 58 años, creció en Poughkeepsie, Nueva York, como el mayor de nueve hermanos. Su padre era un dentista que llevaba a cabo su práctica en la casa y su madre era la higienista dental.

Tenía una temprana pasión por el béisbol y quería ser un jugador profesional. Sin embargo, su habilidad con las matemáticas lo llevó a estudiar contabilidad en la Universidad de St. Bonaventure, una pequeña universidad franciscana al sur de Buffalo, N.Y.

Después de graduarse, se unió a la firma de contabilidad Price Waterhouse en Nueva York. Allí experimentó un momento de definición en su carrera cuando, como joven auditor, descubrió un caso de mala conducta financiera significativa en una agencia de publicidad, que algunos socios más experimentados habían pasado por alto.

Él expuso el caso masivo de fraude y el litigio legal que siguió dio lugar a que algunos socios de la firma perdieran sus puestos de trabajo.

"Fue una gran experiencia de aprendizaje y me enseñó a confiar en mis instintos", dijo. "También aprendí que hay que ser intrépido con las cosas que son importantes".

Bastian escaló dentro de la empresa, convirtiéndose en socio a la inusualmente corta edad de 32 años. Un momento notable en sus años de Price Waterhouse fue cuando apareció en los Video Music Awards de MTV como el contador a cargo de la votación.

Se unió a Pepsi, trabajando en las finanzas internacionales para su división de snacks Frito-Lay. Bastian aprendió allí a navegar por el mundo de los negocios internacionales y sobre la fuerza de la comercialización de una marca global.

"Siempre estaba dispuesto a correr riesgos y entrar en lugares para probar algo nuevo, incluso si yo no era tan calificado para el papel", dijo. "Sólo tenía siempre algo de confianza en que yo podía hacerlo".

En 1998 llegó a Delta para convertirse en contralor corporativo. En el momento en que la industria aérea volaba alto, llenando los aviones con los viajeros de negocios que disponían de dinero de las empresas de Internet y con la economía tecnológica al rojo vivo.

No duró mucho.

Salir y volver

Bastian no pasó mucho tiempo en Delta antes del estallido de la burbuja de Internet. La tragedia del     9-11 se produjo poco después y las grandes compañías aéreas se fueron en picada, incluyendo Delta.

Además de la débil demanda de viajes y el tambaleo económico, las grandes aerolíneas lidiaban con nuevas compañías aéreas de bajo costo que socavaban las tarifas profundamente. A pesar de que muchas de estas compañías aéreas finalmente salieron del negocio, en ese momento causaron enormes daños a las principales aerolíneas, vendiendo asientos por debajo del costo.

Bastian estaba cada vez más desencantado con la estrategia comercial de Delta, que combinaba la reducción de costos, gran parte de ella dirigida a los empleados, con una imitación de las aerolíneas de bajo costo.

"Estábamos siguiendo el sabor del mes", dijo. "Estábamos tratando de ser algo que no éramos y perdíamos nuestra identidad en el proceso”.

"No fuimos a la quiebra por tomar decisiones inteligentes", continuó. "Tomamos un montón de malas decisiones".

La gestión de ese momento se oponía fuertemente a la declaración de quiebra, otra posición con la cual Bastian estaba en desacuerdo.

"Tuvimos que hacerlo", dijo él. "Le estábamos haciendo un flaco servicio a nuestros empleados al evitar esas decisiones difíciles".

Hacia el futuro

Después de su regreso como director financiero, Bastian fue elegido para conducir la reestructuración de la aerolínea. No fue fácil, y no todo el mundo creía que la aerolínea podría sobrevivir a pesar de su gran historia. Missing media item.

"Mucha gente pensaba que sólo íbamos a tener que cerrar las puertas", dijo. "Estábamos tomando las cosas día a día, trabajando sólo para mantener las luces encendidas".

En un momento dado, Bastian voló a Nueva York con un equipo de finanzas para hacer el caso para los inversores y convencerlos de que valía la pena apostar por el futuro del Delta y su gente. Finalmente arregló por $2 billones de dólares de financiación, manteniendo a la aerolínea viva y preparando el escenario para su fusión y transformación en una de las más exitosas líneas aéreas del mundo.

Pero primero, Delta se enfrentó a una oferta hostil por parte de US Airways y de su entonces CEO, Doug Parker, algo que muchos analistas esperaban que US Airways ganara fácilmente.

Los empleados de Delta se unieron para mantener a Delta independiente bajo el lema "Keep Delta My Delta", como un llamado a la acción para preservar la cultura única de la compañía. "La fuerza de la voz de los empleados fue absolutamente crítica", dijo Bastian al Wall Street Journal en 2007, describiendo el intento de adquisición como "77 días de infierno".

Los acreedores rechazaron la oferta de Parker y eligieron mantener a Delta independiente. Poco después, la aerolínea salió de la quiebra.

Como principal jefe financiero de Delta, Bastian insistió en participar a los empleados de Delta en los beneficios por el desempeño de la empresa. El resultado fue el reparto de utilidades y el plan de recompensas compartidas de Delta, así como aumentos en el sueldo base de los empleados.

En el Día de San Valentín de 2008, los empleados de Delta recibieron su primer reparto de utilidades después de la quiebra, que ascendió a $158 millones de dólares. Desde entonces, los premios han crecido de manera significativa, con un pago de $1,5 billones de dólares para el año 2015. Durante los últimos cinco años, Delta ha pagado un total de $4,1 billones de dólares a los empleados en virtud de su participación en las ganancias y del programa de recompensas compartidas, uno de los más generosos de la nación.

Bastian también vio la oportunidad de apoyar a las personas de Delta a través de un pago con acciones que fue programado por Grinstein en sus tiempos de CEO. Grinstein dijo que Bastian no quería la acción, que tenía un valor aproximado de $5 millones de dólares.

"Así que Mike Campbell y yo le preguntamos si podíamos tomarlo y utilizarlo para iniciar un fondo para la gente de Delta que están en necesidad", dijo Bastian. La acción ayudó a iniciar el Fondo de Atención de Delta, que proporciona apoyo financiero a los empleados de Delta frente a una súbita crisis. Está financiado en su totalidad por los empleados de Delta, y Bastian evangeliza habitualmente a los empleados para que donen al Fondo de Atención cuando habla con la gente del Delta.

“Nunca olvidar los malos tiempos”

El 1 de septiembre de 2007, Bastian fue ascendido a presidente cuando Anderson reemplazó Grinstein, y los dos comenzaron una larga asociación, con Bastian supervisando gran parte de los aspectos comerciales internacionales del negocio de la aerolínea.

Como presidente y miembro del Consejo de Administración de Delta, Bastian ha jugado un papel clave para ayudar a encauzar el cambio de estrategia de la aerolínea, incluyendo importantes decisiones como los cambios de cronograma para crear con éxito el hub de Delta en LaGuardia; la compra de la refinería Trainer para protegerse contra los costos de refinación y la movida para impulsar la eficiencia mediante la reducción en la utilización de aviones pequeños regionales y los cambios de flota en la línea principal.

Junto a Richard, él ha estado en la vanguardia del desarrollo de la estrategia única de asociación internacional de Delta, que incluye inversiones de capital en aerolíneas como Virgin Atlantic, GOL, China Eastern y Aeroméxico. A diferencia de las alianzas de código compartido tradicionales, las sociedades de capital de Delta dan como resultado un alto nivel de cooperación entre las compañías aéreas para asegurar que los clientes reciban los beneficios de los valores empresariales compartidos y los objetivos comunes.

Ed and RA on jumbo airline 2008.jpg

Las asociaciones ayudan a Delta a ofrecer una red global líder en la industria que hace que sea competitiva frente a cualquier aerolínea, en particular para los viajeros de negocios internacionales.

Bastian se sienta en los Consejos de Administración de la aerolínea brasilera GOL, de Aeroméxico y de Virgin Atlantic.

Después de que se anunciara en febrero que Bastian se convertiría en el próximo CEO de Delta, se embarcó en un viaje que sigue en curso para escuchar a los empleados de Delta, volver a conectar con viejos amigos y conocer nuevos. A menudo, se reúne con un creciente número de jóvenes en las filas de Delta que no estaban aquí en los momentos más difíciles de la compañía.

"Tenemos una gran cantidad de empleados que no tuvieron que pasar por eso, cuyo tiempo aquí ha sido acerca de beneficios y aumentos", dijo durante un reciente desayuno con empleados en Atlanta. "Pero aquellos de nosotros que tenemos las cicatrices, nunca vamos a olvidar los malos momentos y vamos a asegurarnos de que Delta nunca pasa por eso otra vez".

A pesar de los rigores de este trabajo de alto rango, él dice que está decidido a apreciar el honor de ser el CEO de Delta.

"No hay razón para hacer esto si nunca vas a disfrutar de ello", dijo. Aún así, agregó con una risa, "a veces me despierto con un sudor frío y me pregunto cómo llegué aquí".

Bastian lleva en el corazón los valores de base de Delta como el apoyo a las comunidades en las que vivimos y trabajamos. Ha estado activo con un número de organizaciones de la comunidad, incluyendo Hábit para la Humanidad.

En 2014, Bastian completó con éxito la maratón de Nueva York, después de haberle prometido al equipo de Delta en Nueva York que iba a correr la carrera cuando Delta empezara a ser rentable en Nueva York. Pero no se limita a mostrar y hacer, se asoció con la Fundación Rally para recaudar $400,000 dólares para la Fundación de Investigación del Cáncer como parte del esfuerzo.

"Mi hermano más joven fue diagnosticado con cáncer a los 15 años y fue uno de los afortunados", escribió Bastian en una carta a los recaudadores de fondos. "A pesar de que uno de cada diez pronosticados logra vivir, él perdió su pierna por la enfermedad pero no su vida. Él ha sido una inspiración para mí y terminó dedicando su vida a la construcción de prótesis para las víctimas que han perdido una extremidad".

Al igual que Richard, Bastian ha estado por mucho tiempo convencido de que la clave del éxito de Delta es su gente.

"La gente de Delta son por mucho, los mejores en la industria", dijo. "Todas las aerolíneas tienen muchas de las mismas herramientas, pero la única cosa que no tienen es la magia de las personas de Delta".

 

Related Topics:
Share